En Favor de la Unidad Familiar

Cambio a trámite migratorio podría prevenir cruel separación familiar

Los Angeles – El Departamento de Ciudadanía y Servicios de Inmigración de Estados Unidos (USCIS) anunció el viernes que presentará ajustes limitados pero sensatos al trámite migratorio que permite a ciertos solicitantes de una visa familiar pedir un perdón pro unificación familiar.  Con esta modificación, el perdón se podrá solicitar dentro de Estados Unidos.  Actualmente, los ciudadanos estadounidenses y los residentes legales permanentes confrontan retos superfluos, burocracia, y peligros al tratar de obtener la residencia legal para un esposo, esposa, hijos, padres, o hermanos.  Los solicitantes deben pedir a su familiar y una vez aceptada su solicitud y se ha establecido una fecha para la entrevista, el ser querido debe regresar a su país de origen para ser entrevistado.  Dicha salida del país da paso a un castigo de 3 o 10 años (para aquellos que son indocumentados o que han vivido en el país por más de seis meses) durante los cuales la persona no puede reingresar a Estados Unidos. Se debe pedir un perdón pro unificación familiar fuera del país y mientras dicha solicitud es aprobada, la persona es obligada a permanecer alejada de sus seres queridos durante semanas, meses, y hasta años.  En algunos casos, la espera en ciertos países hace peligrar la salud, el bienestar, y la vida misma de aquellos que han aplicado a una tarjeta verde pero que no pueden regresar a este país.  El siguiente es un comentario por Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición pro Derechos Humanos del Inmigrante en Los Angeles (CHIRLA por sus siglas en inglés).

“Celebramos el cambio al procedimiento de pedir un perdón pro unificación familiar, y aunque limitada, es una solución sensata a un problema simple.  Al modificar levemente este trámite migratorio, USCIS está ayudando a que miles y miles de familias no sean cruelmente separadas.

CHIRLA elogia el esfuerzo de la Administración Obama por defender la unidad familiar de aquellos que esperan ansiosos el resultado de sus solicitudes migratorias.  El pueblo estadounidense entiende con claridad la importancia de una familia unida y es por eso que se les permite a los ciudadanos estadounidenses y a los residentes legales permanentes peticionar a sus seres queridos para estar juntos.   Durante muchos años, una burocracia arbitraria ha obligado a un incontable número de ciudadanos estadounidenses ha separarse de sus esposas, esposos, o hijos durante semanas, meses, y hasta años.

El procedimiento actual para obtener un perdón pro unificación familiar es insensato, cruel, y hasta peligroso para las vidas de aquellos que buscan obtener una visa.  No existe una explicación equilibrada por qué un esposo, esposa, o hijos deben arriesgar hasta su vida en un lugar incierto fuera de Estados Unidos para esperar una decisión sobre un estado migratorio al que ya califican.

Este ajuste administrativo beneficia solamente a los esposos, esposas, o hijos de ciudadanos estadounidenses, pero no existe razón válida para no implementar el mismo trámite con las solicitudes de residentes legales permanentes.  Los mismos riesgos, peligros, y obstáculos le esperan a sus seres queridos cuando son obligados a dejar el calor de su hogar y viajar al exterior para esperar la aprobación de su perdón”.

Comments are closed.